Las nuevas minas están en los océanos

La demanda de nuevos productos tecnológicos teléfonos móviles, tabletas, pantallas planas, baterías… está provocando que se busquen nuevas fuentes de materias primas. Nuestro planeta está compuesto por dos terceras partes de agua y muchos países ya se han lanzado a la exploración de los denominados nódulos polimetálicos y sulfuros masivos, compuestos por minerales de gran valor para la industria y la tecnología, en zonas de Sudáfrica, Papúa Nueva Guinea, Estados Unidos o Namibia. Los sulfuros polimetálicos  están asociados a las chimeneas hidrotermales: unas grietas en el fondo del mar por las cuales fluye agua calentada por  la cercanía del magma geológico y cargada de compuestos minerales, habitualmente situadas a gran profundidad y en zonas volcánicas.

La Agencia Japonesa de Ciencias Marinas y Tecnología ha encontrado en el fondo del Pacífico grandes depósitos de minerales raros, que son claves para el desarrollo de productos de alta tecnología electrónica y se pueden extraer fácilmente. Estos  depósitos tienen una enorme concentración de metales escasos en tierra firme. Un kilómetro cuadrado de esta formación geológica sería capaz de proporcionar una quinta parte del actual consumo anual global de estos materiales. Los científicos de la Universidad de Tokio descubrieron estos minerales en el barro del mar extraído a unos 5.000 metros de profundidad, en 78 lugares. Un tercio de los sitios analizados tenía un alto contenido del metal itrio, cuyos compuestos se utilizan en la fabricación de televisores a color. El lodo marino es especialmente rico en metales raros y pesados como el gadolinio, lutecio, terbio y disprosio, que se utilizan para fabricar televisores de pantalla plana, diodos emisores de luz (LEDs) y coches híbridos.

La compañía canadiense Nautilus Minerals, que tiene prevista la explotación de minerales a 1.600 metros de profundidad en el Océano Pacífico, y  además está explorando las aguas de Fiji, Tonga, Islas Salomon, Vanuatu y Nueva Zelanda. Aún no se ha aprobado el proyecto pero se estima que el yacimiento supera los 2 millones de toneladas, de las cuales 870.000 toneladas contienen un 6,8 por ciento de cobre y 4,8 gramos de oro por tonelada.

China, que ya tiene una posición predominante en el mercado de materiales estratégicos como el platino, cobalto y las denominadas ‘tierras raras’, es uno de los países más avanzados en temas de minería submarina. Una compañía de este país  ha llegado a un acuerdo con Nautilus Minerals para extraer cobre de yacimientos del Pacífico, y los chinos prevén construir una macro estación minera submarina, propulsada por un rector nuclear, con capacidad para extraer petróleo, oro, cobre, zinc y plomo, según el diario “South China Morning Post”.

Por otra parte, la empresa británica UK Seabed Resources ha descubierto  enormes cantidades de los denominados nódulos polimetálicos (pequeños trozos de roca que contienen valiosos minerales) y está planificando una gran operación de explotación en el lecho del océano Pacífico, al sur de Hawai y al occidente de México, según la BBC.

fuente: América Economía

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s